jueves, 11 de julio de 2013

El día que me descubrieron

Lo que me pasó un día del mes de mayo fue para descojonarse de risa. Iba en el metro, reconozco que un poco hasta los cojones, al extremo de que llegué a bajar la guardia. Soy un tipo que suele estar siempre en guardia. Me refiero a que me fijo en todo lo que me rodea y estoy preparado para cualquier suceso inesperado que pueda golpearme física y/o mentalmente para bien o para mal. Si un grupo de personas me critica cuando paso a su lado soy capaz de predecirlo antes de que eso suceda y si se me escapó profetizarlo, soy capaz de escuchar los comentarios que hicieron aunque no pudieran ser apreciables para el oído humano. Si pasa una chica guapa, puedo decirte en menos de seis segundos lo que lleva puesto sin ser de esa clase de tipos asquerosos que han desarrollado  en su cerebro la patética capacidad de mirar a una chica y verla desnuda. A esos hombres deberían de encerrarlos en un puto psiquiátrico.


A la espera de que nada me coja inesperadamente, estoy siempre en guardia, observando cada detalle, atento a lo que sucede, pero como os decía, en ese momento bajé la guardia. Iba escuchando Vampire Weekend a todo volumen. Saqué del bolsillo el móvil, abrí el Twitter, abrí la ventanita para tuitear algo que llevaba en la cabeza y antes de empezar a escribir mis ciento cuarenta letras,  una chica de veintitantos años, sentada a mi lado, señala el móvil y dice: “¡Eres @HoldenCenteno!”. Al escuchar aquello me quedé congelado, lo reconozco. Seguidamente me plantó dos besos mientras me decía: “¡Eres tan guapo y atractivo como imaginaba! ¿Qué hay que hacer para casarse contigo?”.  Tal cual. Sentí alegría y miedo. Siguió diciendo cosas, hablaba tan rápido y pasaba de un tema a otro de forma tan irregular que me costaba seguir el hilo de la conversación o mejor dicho, del monólogo. Sus ojos bien abiertos examinaban cada trozo de la ropa que llevaba puesta  y cada detalle de mi cara.

Ella tenía algo, sus ojos brillaban y tenían dulzura sus gestos y  voz. Parecía inteligente y culta, aunque a veces, durante su discurso, denotaba lo contrario. Me habló de casi todas las entradas de mi blog. Me explicó que hacía semanas se había cerrado el Twitter pero que aún así no me pierde de vista diariamente. Me dijo “Ólvidate de la chica de Los Planetas y vente conmigo”. Me invitó a ir de tapas por el centro de la ciudad y yo por un momento dudé, me faltaron tres segundos para decir que sí, pero en esos tres segundos mi cabeza funcionó correctamente y dije que no. Puso cara de decepción y su gesto cambió rápidamente para decirme “Eres un poco borde ¿No?” Yo no respondí y ella rápidamente sacó un clínex (no usado) de su bolso y me apuntó su nombre y su número de teléfono. Se despidió de mí y a la parada siguiente se bajó.

Me quedé un poco bloqueado y el viejo que tenía sentado al otro lado me dijo “alégrate joven, que te ha dado el teléfono una chica bien guapa”. No le respondí y el viejo me miró con cara de asco. Cuando bajé y fui caminando a casa, bajo un cielo blanco, pensé que quizá esto se me está yendo de las manos. De repente descubrí (de verdad) que hay gente que disfruta leyendo lo que escribo y eso me volvió a dar alegría y miedo. Por eso, en ese momento, pensé que al llegar a casa iba a eliminar el puto Twitter y el blog. Pensé en desaparecer sin deciros nada, como un puto cobarde, como ese vaquero del oeste que huye antes de que amanezca para evitar un duelo que probablemente acabe con su cuerpo inerte sobre la tierra seca y ardiente.

Aquella chica nunca ha dado señales de vida desde aquel día y mejor. Menos mal que no eliminé el Twitter, ni el blog y lo que sí que hice fue romper aquel teléfono que apuntó en un puto clínex con olor a menta.

Aquí sigo y seguiré por mucho tiempo, o eso creo.

@HoldenCenteno

24 comentarios:

  1. Muy buena anécdota y genial conclusión Holden. Hasta el jueves que viene!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que le haya gustado.

      El jueves nos volvemos a leer,

      Saludos,

      @HoldenCenteno

      Eliminar
  2. Esta entrada sí te la voy a comentar. Entiendo lo que dices, perfectamente, a mí también me hubiera entrado miedo y tentaciones de desaparecer. Pero, ¿sabes? a lo mejor es que queda algo de superstición en mí aunque no me guste admitirlo, o que mi subconsciente me vacila y cree un poquito en el destino, pero soy de las que piensa que todas las cosas pasan por algo. Llámalo señales, o cómo quieras. Pero el caso es que son las pequeñas decisiones las que desembocan en cosas más grandes, buenas o malas.
    Yo le hubiera llamado. Para nada, para tomar un café, para hablar un rato. A lo mejor era una chica terriblemente interesante y hubieseis llegado a ser grandes amigos. O a lo mejor era una petarda y ni siquiera entendió del todo El Guardián Entre El Centeno. El caso es que ahora nunca lo sabrás.
    De todas formas, muy buena entrada. No sé cómo te las apañas para escribir siempre cosas de las que uno se queda con ganas de seguir leyendo.

    P.D.: si esa chica es lista, comentará esta entrada y te dirá lo que cree ella (a lo mejor te manda a la mierda, o a lo mejor le hace mucha gracia que te diese miedo), porque lo que es seguro es que lo acabará leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también soy de los que piensan que hay ciertos sucesos que suceden por algo. No hay más que leer mi blog.

      No sé qué hubiera pasado si le hubiera llamado pero bueno, las cosas que suceden inesperadamente y que son "señales", como dices, también tenemos la libertad de ignorarlas, aunque eso nos haga más miserables. Ahí se esconde el misterio del azar.

      Pienso que quizá, desde ese día ella dejó de leer este apestoso blog, pero sólo es una suposición.

      Me alegro que te haya gustado y que quieras seguir leyendo.

      Saludos Sara,

      Eliminar
  3. Como lo prometido es deuda...
    Iré por partes. En primer lugar, la tía, qué huevos se manda, con perdón. Por como la describe me da la sensación de que era una chica agradable, pero hay que tener valor para estamparle dos besos en la cara a un completo desconocido, por mucho que ella fuese ''admiradora'' suya. Ya bastante hizo usted con aguantar estoicamente la cháchara, aunque sus intenciones parecían ingenuas. No se asuste si dentro de poco aparece un grupo de fans de HoldenCenteno, es el último paso, las groupies ya las tiene.
    En segundo lugar: los vaqueros no huyen, plantan cara al adversario y lo fulminan con la mirada, como hacía Clint Eastwood en aquellos westerns de Sergio Leone. ¿De verdad ese encuentro fue tan malo como para plantearse el borrar su blog y su twitter? Menos mal que rectificó a tiempo. Recuerde que si lo reconocen es porque escribe cosas realmente buenas, siéntase orgulloso.
    En cuanto a cuestiones formales destacaría un par de detalles que me han llamado la atención (sin ánimo de criticarle, que en ese aspecto soy la menos indicada). Cuando dice ''soy capaz de predecirlo antes de que eso suceda y si se me escapó profetizarlo, soy capaz de escuchar los comentarios'', ¿no quedaría mejor un ''y si se me escapa''? Gramaticalmente no está mal, pero personalmente a mí me suena más acertada la segunda opción. La frase ''probablemente acabe con su cuerpo inerte sobre la tierra seca y ardiente'' me ha gustado mucho; dejando a un lado la rima, la aliteración a base de repetir la letra erre produce una cacofonía curiosa que casa muy bien con la imagen que forma en la oración. Ignoro si lo hizo a propósito, pero le ha quedado de puta madre.
    No es de las entradas más estelares que tiene, pero ha conseguido que me riese con ella, enhorabuena.

    Saludos,
    La anónima de Hitchcock.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le agradezco su intenso comentario. Realmente no sé cómo responder a tanta frase tan bien estructurada.

      únicamente responderé a su crítica. Está usted ante el blog de un analfabeto. En el colegio aprobaba lengua gracias a la parte de literatura. La parte de sintaxis la suspendía. No sé analizar ni una sola frase. Se escribir medianamente gracias a que he leído muchos libros desde pequeño. No me pregunte que lo conjugue un verbo porque quizá me confunda con otro. No busque frases echas con cacofonías premeditadas. No analice gramaticalmente las frases, no tenga en cuenta mi laísmo y leísmo, etc, porque sino se dará cuenta de que este blog no tiene nada de riqueza literaria y lingüística.

      Me dejo la vida en cada entrada. Ese es mi único secreto para que quede algo decente,

      Saludos del hombre que (no) sabía demasiado.

      Eliminar
    2. Lo que uno aprende por su cuenta es infinitamente más valioso que lo que le puedan enseñar en el colegio. Lo que le comento también viene desde lo más profundo de la ignorancia y son apreciaciones personales, nada más. El que se preocupa excesivamente por la parte formal, por la carcasa del relato, tiende a olvidar lo realmente importante, el contenido.

      Recuerde, usted tiene algo que la mayoría de la gente no tiene: algo que contar.

      Saludos,
      La anónima de Hitchcock

      Eliminar
  4. Quizás en algún momento tengas que pararte a pensar las consecuencias de mantener el anonimato (espero que no pierdas muchas chicas más por culpa de eso).
    En cuanto a la afortunada en descubrirte, déjame decirte que quizás no sea tan inteligente, ha desaprovechado una graaan oportunidad al no ponerse en contacto contigo, en mi caso te hubiese chantajeado para conseguir una cita ;)
    Sigue escribiendo y, por favor, deja de preguntarte si tus entradas son "una puta mierda", porque no, no lo son.

    Un beso.
    Sempiternae.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los chantajes no suelen funcionar Conmigo. Ella lo intentó pero no le salió bien su estrategia.
      Muchas gracias por tus palabras. Me alegro que no te parezcan una puta mierda.

      Eliminar
  5. Con el coñazo que estoy dando en Twitter con mis vacaciones comprenderás que leer tu blog tomando un café frente al mar sea un momento perfecto ;) ¿Sabes? Estoy segura de que si yo hubiese sido esa chica, no te hubiera dicho nada (algún comentario en internet habría caído, y si tengo la suerte de que lo lees en ese momento hubiera dejado que fueses tú quien mirase a tu lado). Pero también sé que me hubiera arrepentido de no haberle puesto voz a Holden, por lo que, aunq la chica se viera decepcionada, creo que hizo lo mejor que podía hacer: HABLAR contigo. ¡Ah! Y te diré que tapas como las que yo conozco...en ningún otro lugar del mundo...asiq si en algún momento quieres dejar en casa tu anonimato vente conmigo...buscaremos la manera de preservar parte de su presencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que pertenwzco a un momento perfecto de tu verano.
      Será complicado eso de dejar mi anonimato pero le agradezco su propuesta,

      Saludos,

      Eliminar
  6. Mantente alerta Holden, no bajes la guardia.
    Be on the watch.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo decía Bukowski. Gracias por recordarmelo E.

      Salud,

      Eliminar
  7. Pues yo pasaría de ti. Lo haces bien y se agradece, pero así está bien. Ha decir verdad, en el anónimato estas mejor...quién quiere ponerte voz? quién ponerte cara?
    eso se lo dejo a ellos...
    me ha gustado, manten la guardia Holden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que usted pase de mi. Es la mejor opción que se puede tomar,

      gracias por leer y un saludo,

      Eliminar
  8. Empiezo a leerte ahora.

    Esa chica... a mí también me habría asustado.

    No sé muy bien que hubiera hecho yo de haberte visto en persona y haber sabido quien eres en twitter. Probablemente nada. Probablemente me hubiera quedado mirándote y quizás también te hubiera dado miedo por ello.

    Igualmente, creo que me gusta no saberlo.Imaginarte como el personaje que ha salido mágicamente de mi libro favorito, no como una persona real.

    Por otro lado, supongo que me gustaría conocer a alguien como tu...

    Como sea, buena entrada, me ha gustado. Mantente en el anonimato si así tu lo quieres, y yo te comentaré y retwittearé desde las sombras de mis nicks, el de aquí y el de twitter.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado y que sigas en tus sombras, como yo.

      Saludos

      Eliminar
  9. Buenas Holden

    Hace poco empecé a leer tu blog (Gracias a Twitter) y la verdad me estoy encontrando sorprendido por los relatos, no me preguntes que es lo que tienen pero resultan "interesantes".
    Quizá lo que paso con esta chica es lo mismo que le pasaba a Holden cuando decía que los libros que de verdad le gustaban eran esos que cuando acababa de leerlos deseaba que el autor fuera un amigo, en este caso son tus relatos lo que llevan a eso, yo tomaría eso como un alago porque demuestra que tus escritos transmiten un sentimiento en vez de terminar como "palabras acomodadas vacías"

    Saludos desde Argentina...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene usted razón y como digo, me gusta pero a la vez me da miedo. Holden durante la semana, además de buenas palabras, también recibe muchas críticas de enemigos desconocidos a los que no he hecho nada. Supongo que me tendrán asco y punto. No se puede tener todo en esta vida.

      Me alegro que te parezcan interesantes y que me leas desde Argentina,

      Gracias

      Eliminar
  10. Todo el mundo dice pensar como tu! Pero yo no. Esa chica guapa y al parecer inteligente se atrevió a conocer a Holden, podrías haber sido al menos más cortes con ese rotundo no.

    ResponderEliminar
  11. Gilipollas. Encantada.
    Llevo (creo) una hora leyéndote, y me acabo de cabrear contigo. Lo mejor (es la mezcla de mejor y peor, pero casi no se ve) es que no entiendo el porqué; ni siquiera te conozco por encima!
    Es por eso que he hecho una aparición sin sentido y desapercibida. Llevo un rato pensando en una frase y no sabía como decirtela.
    Los dragones no pueden soñar.

    Un placer,
    Baste.

    Por cierto, por qué siempre mandas saludos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me gusta esa frase de que los dragones no pueden soñar. Saludos porque no se dar besos.

      Eliminar
  12. Los riesgos de sacar el móvil en el metro; ya no por descubrirlo sino ¡por insinuar casamiento!
    De todas maneras, lo interesante es la contrariedad que se siente ante una muestra de fervor tal: alegría y miedo. Bien expresado.

    ResponderEliminar